Pastoras y coristas cantan a Dios en MINIFALDAS en el PÚLPITO DE LA IGLESIA

{"autoplay":"true","autoplay_speed":3000,"speed":300,"arrows":"true","dots":"true"}

Desde hace vario tiempo atrás  he visto este mismo comportamiento en las iglesias repetirse no una ni dos veces si no incontables, las consecuencias de lo insólito se convierten en normalidad, la razón, tiene que ver con un atractivo de tipo hormonal que producen en los hombres y en general, estas mujeres al presentarse con una vestimenta bastante sugerente.

Cuando estaba en el colegio tenia compañeras que si bien lo hacían al propio y para llamar la atención de sus compañeros y profesores, utilizaban faldas por arriba de la rodilla, cosa que estaba prohibida, y lo penalizaban con severidad en algunos casos.

Si bien podemos ver en las fotografías, como un conjunto de mujeres del coro de la iglesia da la impresión que están adorando a Dios de corazón y entregadas a Jesucristo.

Pero también por otro lado no deja de llamar la atención, el hecho de que dos mujeres de este coro, tal y como se ven en las fotos utilizan minifalda para vociferar cánticos de alabanza a Dios en el pulpito de la iglesia.

Nosotros no estamos aquí para juzgar, sino más bien para llevar un mensaje de reconciliación y amor. Estas mujeres les es permitido vestirse de esta manera en la cual enseñan la carne más de lo que deberían, pues si en los liceos se castiga el hecho de que las chicas utilicen faldas por encima de la rodilla, pues es inapropiado cuando se sientan o en alguna posición comprometedora, mostrar sus partes sin querer o con intenciones, quien lo sabe. . . .

El hecho es que eso puede ocurrir en un colegio, cuanto más deberíamos guardarnos en la iglesia de caer en la tentación de un pensamiento inadecuado o no quiera Dios, un comportamiento lascivo dentro de la iglesia.

Que eso es lo que debería ser ejemplar para los ministros de Dios, una buena conducta moral que alumbre el camino para el inconverso y sea una luz para sus hermanos y hermanas en cristo.

Estas chicas no tienen la culpa del todo pues son sus maestros o pastores los que por una intención muy obvia permiten este tipo de vestimenta en la iglesia, son síntomas que hay algo que no anda en luz.

En las fotografías es evidente que esta escena es permitida deliberadamente para causar furor en los hombres y llamar la atención de las personas mediante el espectáculo expuesto.

Sin embargo no debemos señalar ni juzgar a estas mujeres, pues el único que tiene la última palabra es Dios, y él es fiel y justo para perdonar pecados, pues ha venido a dar misericordia y perdón, al necesitado y restauración y amor al caído. Así que aún hay esperanza en cristo Jesús.