Los africanos sorprenden por alabar a Dios en medio de la tragedia climática: “Es genuino”

Ante la tragedia climática que alcanzó partes de Mozambique, Malawi y Zimbabue, en África, dejando más de 700 muertes confirmadas y un rastro de destrucción, algo en especial ha llamado la atención del mundo: la fe inquebrantable de los cristianos africanos.

Perder casas y parientes, sufrir racionamiento de agua y alimentación, además de enfrentar el riesgo de enfermedades como el cólera, no es motivo para volver contra Dios para los cristianos africanos. Ante todo, ellos entienden que la vida por sí misma es motivo de agradecimiento.

💲 ANA MALDONADO 💲

“Ellos están muy agradecidos a Dios y cantan de corazón. Es genuino. “Ellos no se están lamentando, pero están agradeciendo a Dios por la vida”, dijo el pastor Elias Caetano, presidente de la Misión Manos Extendidas, que realiza un trabajo de asistencia en el continente africano, según informaciones del Guiame.

El ciclón Idai ya es considerado uno de los peores desastres naturales en la historia de África. Aunque fue previsto por fuentes meteorológicas, el fenómeno climático sorprendió por la intensidad y consecuente capacidad destructiva.

Según informaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cerca de 1,5 millones de niños necesitan ayuda urgente, especialmente las que perdieron a sus padres en medio de la tragedia. En total, 3 millones de personas fueron afectadas por el ciclón.

💲PASTORES FALSOS 💵

“La cuestión de la orfandad es un problema en África y eso nos ha llevado a trabajar intensamente en el proceso infantil, dando apoyo, comida y una nueva visión para esos niños”, agregó el pastor Caetano.

“Hemos tenido mucha destrucción en los lugares donde atendemos a los niños. “Todavía no tenemos como precisar con números, porque aún no podemos hacer contacto con todos”, dijo, explicando que a pesar de todo, la fe en Dios permanece como un cimiento para la superación de los desafíos.

El momento ahora es de prestar ayuda para las necesidades básicas, pero también la continuidad de la vida de las familias afectadas. Una mirada hacia el futuro y no sólo para el presente.

💲 ANA MALDONADO 💲

“Las casas necesitan ser reconstruidas. Las aldeas enteras desaparecieron, algunas todavía están bajo el agua. En estas aldeas, las construcciones están hechas de barro y paja. El gobierno no tiene como dar respuesta a todas esas necesidades, entonces necesita venir ayuda de fuera “, dijo el pastor.

“Ellos necesitan ayuda no sólo para la supervivencia ahora, sino también para la continuidad”, concluye. Para ayudar, basta con hacer una donación en la cuenta bancaria de MME, conforme los datos abajo: