Evangelio del Dia – Bailes en la iglesia con tacón

Desde principios de los tiempos la humanidad a batallado en contra de la homosexualidad, podemos ver claramente como la biblia, la política, la iglesia y en general la familia y la sociedad han tratado de dilapidar este comportamiento humano.

Sin embargo no han podido, y aun que Dios prohíbe que personas del mismo sexo tengan relaciones entre sí, el mundo siempre ha optado por hacer lo contrario.

Recientemente he visto un documental de history channel que plantea un tema muy controversial el cual desafía nuestra perspectiva de la biblia exponiendo su interpretación de algunos pasajes bíblicos. Ellos afirman que el rey David tenía una relación demasiado cercana con su amigo Jonatán el cual los delata con claridad según ellos en este versículo bíblico de 2 Samuel 1:26.

Estoy afligido por ti, Jonatán, hermano mío; tú me has sido muy estimado. Tu amor fue para mí más maravilloso que el amor de las mujeres.

En este documental el cual dejare el link en la descripción de este video por si gustas verlo, afirman que en este versículo y otros David y Jonatán tienen una relación más que convencional entre dos jóvenes varones, sin embargo la tendencia de creencia hacia esta interpretación no es esa para la mayoría de los evangélicos.

Hace unos días atrás querida audiencia había tratado de asimilar un video que me hizo asociar esta temática de orientación de género, en las imágenes se presentan dos hombres bailando una especie de música de carnaval en tacones altos, los dos tipos parecen realizar movimientos  bastante complicados en ese tipo de calzado, sin embargo estas personas se mueven como peces en el agua para ser hombres.

Esto me ha hecho reflexionar en que muchos movimientos extraños han invadido las iglesia cristianas, dando espacio a bailes en la iglesia que no agradan a Dios, pues no es el lugar apropiado para realizar este tipo de presentaciones que no van confirme a la tradición evangélica.



Cada día vemos con más frecuencia, un dolor interno en las personas,  que en vez de estar unidas se aíslan más unas de las otras y el odio es una tendencia recurrente en nuestra sociedad, por lo cual hay que pensar que haría Jesús en estos casos, y no dejarse llevar por el odio y el menosprecio que ya han afectado nocivamente a las personas que han elegido este tipo de vida el cual creo no debemos ser partícipes de un linchamiento moral. Pues no somos quien para jugar.

Pero por otro lado no podemos negar que este tipo de bailes en la iglesia no son correctos y atentan en contra de las costumbres evangélicas, debemos como criaturas nuevas en cristo mantener un ejemplo digno.